MODERNIZACIÓN DE UNA VIVIENDA UNIFAMILIAR EN MARTINEZ

La transformación de este hogar se dio trabajando principalmente en la iluminación. Originalmente era oscura, si bien tiene una gran ventana, la entrada de luz estaba bloqueada con una espesa cortina de lino grueso.

Se bajó el cielorraso, se agregó mucha luz, generando distinto efectos, se colocó una cortina de lino de seda liviana translucida.

Se utilizó una paleta de colores neutros, en tonos visón con contrastes en gris y complementado con beige. La mesa del living con estructura de acero inoxidable y cuero de potro en la tapa, le da una impronta contemporánea que contrarresta con la boiserie existente de estilo más clásico. El comedor tenia muebles oscuros, rústicos y una araña de metal oxidado. Se resaltó una obra de arte abstracta que no tenia antes mucho protagonismo, con un fondo que la enmarca, le da contraste, haciéndola resaltar y pasar a ser la protagonista del lugar. El vajillero bajo y neutro, de líneas simples, laqueado, acompaña con estilo la pintura sin quitarle protagonismo. En el escritorio se cambiaron las carpinterías, permitiendo una mayor entrada de luz, en conjunto con cortinas rollers y se pintó de un color claro acorde a la paleta de colores elegida. Se diseñó un mueble embutido en la pared con iluminación led en la parte de trabajo, también de líneas simples, que combina madera y una laca en color gris oscuro. El mueble moderno contrasta con el piano clásico, existente en el escritorio.